Trabajo

Choque de Reyes

Este es el libro que tengo en mi mesita de noche ahora mismo…
Tengo un trabajo en el que la mayoría son hombres (aunque opino que muchas fotografas trabajan mejor), los negocios son “tema” de hombres y tienen que tratarse entre ellos.
Yo siempre he sido de carácter tranquilo, de las que se arrepienten de no haber dicho o hecho… pero últimamente me doy cuenta que soy una gran parte del trabajo y sintiéndolo mucho, no soy una Reina, soy un Rey, tomo decisiones, me implico y hago los mismo esfuerzos, por consecuencia también recibo encontronazos, pero los estoy sobrellevando mucho mejor que antes.
Parece que este año (laboralmente hablando) está siendo de superación y posicionamiento laboral. Cosa que me alegra mucho y me anima a volver y mejorar!
 El otro día tuve que decirle a un señor que si le estaba hablando tuviera la delicadeza de mirarme a la cara como yo hacía, puede que 30 minutos después me siguieran hirviendo las orejas y el estomago lo tuviera de punta, pero fui yo, la que tomó esa decisión y no tuve miedo en dar la cara.
El próximo que entre buscando colarse por el hueco más débil, siento decirle que se va a chocar con dos Reyes muy distintos que aunque no lo parezca piensas y gobiernan igual su reino

Ains con lo malo que es ser Rey hoy en día jajaja

maria
Trabajo

Y llegó Abril

Con lo que me gustaban antes estos meses les estoy cogiendo una tirria…

Inmersos en plenas comuniones y con mucho trabajo, la vida sigue girando y en algún momento, asomo la cabeza para ver que el mundo sigue ahí donde lo dejé.

Realmente hay veces que es mejor no saber del mundo, hay cosas tan injustas que todavía me cuesta asimilar.

Me da coraje tener el blog tan abandonado, me cabrea no hacer fotos a Vera que está creciendo muy rápido, me cansa que Pablo prefiera quedarse a dormir con los abuelos y ceder porque recogerlo cuando le quedan 45 minutos para acostarte, es muy triste, querer hacer el cambio de armario (porque el calor ya ha llegado) y saber que veré pijamas de invierno en Julio, tener miles de notas mentales aplazadas a falta de tiempo y tener tiempo y no tener fuerzas, ni animo, ains….

Que son dos meses, solo dos.

maria
Personal, Trabajo

AGOTADA

Ayer pasé todo el día fuera, dando el alta para el agua, descambiando el suelo, descambiando escalera… todo eso con la niña, las tomas, el coche, la gente, los aparcamientos jooor menos mal que venía Amparo (y su bichito) y me ayudó bastante.

En el ikea me sorprendió lo rica que estaba la comida, sobre todo los medallones de verduras!!

Y al final del día comprando en el carrefour bebidas para el trabajo (con el terral cae una botella por persona a cada rato) La tuve que liar porque me prestaron el carro con la silla de bebé y al pagar no me dejaban sacarla más allá de la caja.
Yo con 35 litros de liquido y un bebé, como me lo llevo todo al coche??
Al final accedieron a que me llevase el carrito con la condicion que lo volviera a llevar de vuelta O_o

maria
Personal, Trabajo

"MI" NUEVO BARRIO

El lunes pasamos todo el día en el almacén con la obra, las cajas y demás.
Que calor por Dios!! 33 grados a la sombra, aire caliente que no refresca nada…

Pues allí que me fui yo a las tres de la tarde a buscar algo fresquito que beber para no deshidratarnos y tuve que dar una vuelta por el barrio porque a esas horas está todo cerrado.

Estaba yo más feliz que Amélie Poulain en su peli, viendo que tienditas tenía cerca y a tiro de piedra tengo:
Una farmacia
Un bazar chino abierto siempre donde venden refrescos y comida
Una ferretería
Una carnicería
Una confitería

Y algo más lejos una frutería.
Vamos que estaremos requetebién servidos.
Solo queda terminar con las obras, dar de alta el agua para poder pintar y tropecientas mil cosas más. Ommmm paciencia, paciencia.

maria
Personal, Trabajo

DE FEBRERO Y OSTIAS

Hace días que no escribo pero tampoco hay mucho que decir.

Esta última semana ha pasado con más pena que gloria y sin darme cuenta se ha acabado.

Empezó con Nina mala, llevaba más de dos semanas con la ciática y el lunes ya había dejado de comer y el dolor era insoportable, lo que nos traía un poco bastante preocupados por el asunto. Después de la visita al hospital parece que la cosa ha mejorado aunque mañana le hacen más pruebas.

En el trabajo nos peleamos a diario con los clientes que ya le viene echando una cara al asunto de la crisis que te ríes.

Cliente A: No paga desde hace un año, cada vez que se le llama dice que al día siguiente ingresa, y así meses. Se va a cobrar en mano y nos da unos materiales de hace mas de 2 años para devolverlo porque estaban mal!! Y quiere que se lo abonemos.

Dijo que el viernes pagaba, pero en el banco ni un euro. Grgrgr

Cliente B: Hace un pedido el lunes de material que se hace especifico para él (pongamos de ejemplo que quiere una tarta para el sábado y la enviaremos el viernes) como Pablo sabe que el cliente no ha probado nunca la “tarta” (aun habiéndola pedido) el miércoles le manda una porción de muestra, a lo que el cliente comenta “bueno no es lo que yo esperaba…ya os diré”.

El jueves a medio día (sin noticias del cliente) se prepara la “tarta” para que sea entregada el viernes en el reparto de la mañana. Trabajamos hasta las 17h tenemos que dejar el trabajo preparado.

El viernes a las 9 cuando llegamos al trabajo abro los email y tengo uno a las 20.45 que dice que mejor no se le sirva la “tarta”

Y así una y otra vez, nos pasan estas cosas, a veces tan absurdas que te enervan los nervios, que te quieran devolver cosas que tu no le has vendido!! Es algo del día a día.

Pero con la crisis la gente se ha vuelto más “porculera” juer. Y eso por no decir que ni Dios paga a tiempo nada…

Asi normal que volvamos tarde a casa, que no tenga ganas ni de escribir ni de nada de nada, a eso súmale que Pablo ha estado con fiebre y a mi todavía me queda resfriando para rato…

Espero que con el buen tiempo se vayan los cientos de virus y la primavera florezca con sus comuniones y sus niños en la iglesia.

Personal, Trabajo

¿CUAL ES TU PROFESIÓN?

Últimamente me doy cuenta que mucha gente no ejerce lo que estudió.
Nunca sabes las vueltas que te va a dar la vida ni lo que realmente vas a terminar haciendo.
Por eso hay gente que toca muchos puntos distintos para su currículum o lo que se centran en una única rama para profesionalizarla a fondo.
Hay quien estudia por gusto o por necesidad.
Yo estudié algo que me gustaba, en lo que quería trabajar pero he de reconocer que no sabia de las miles de opciones que había para elegir. Los nombres de las carreras no siempre son lo que son.
Al final no he ejercido de lo mío salvo 6 meses de prácticas intensas y algún día suelto. Pero estaba contenta porque me veía capacitada para hacerlo.
A día de hoy creo que debería respirar muy hondo y repetirme varias veces si tengo lo que hay que tener para hacerlo. Supongo que la maternidad o las hormonas o el distanciamiento han hecho que la cosa se enfríe.

En mi familia, los ingresos eran del estado, la mayoría de mis tíos eran funcionarios y los trabajos por cuenta ajena era otro mundo completamente extraño.
Así que pensaba que era lo normal, lo mejor y que debería ser así.

Cuando una noche nos planteamos coger el relevo del negocio, fueron muchos los miedos y las horas que se habló el tema, era firmar un matrimonio sin conocer a la otra persona y me aterraba, porque había oído que todo eran esfuerzos.

Aun así lo hicimos.

Reconozco que fue un antes y un después. En todo.
En la relación de pareja, en el tiempo libre, físicamente…como cualquier comienzo, intenso y enloquecedor.
Lo que más me desquiciaba era el tiempo, no tener hora de salida, estar esperando para huir de allí me quemaba.
Hasta que asumí que era parte de mi vida, algo demasiado importante para tenerle tanto odio, esto fue hace relativamente poco.
Y desde entonces las cosas han cambiado, siempre tengo algo de fuerza para invertirla allí, no me agobia volver tarde o tener que ir un sábado. Me siento satisfecha con las mejoras aunque sea en tiempos de borrasca.

Espero recordar todas las anécdotas de ahora dentro de muchos, muchos años.

Personal, Trabajo

¿Cuál es tu profesión?

Últimamente me doy cuenta que mucha gente no ejerce lo que estudió.

Nunca sabes las vueltas que te va a dar la vida ni lo que realmente vas a terminar haciendo.

Por eso hay gente que toca muchos puntos distintos para su currículum o lo que se centran en una única rama para profesionalizarla a fondo.

Hay quien estudia por gusto o por necesidad.

Yo estudié algo que me gustaba, en lo que quería trabajar pero he de reconocer que no sabia de las miles de opciones que había para elegir. Los nombres de las carreras no siempre son lo que son.

Al final no he ejercido de lo mío salvo 6 meses de prácticas intensas y algún día suelto. Pero estaba contenta porque me veía capacitada para hacerlo.
A día de hoy creo que debería respirar muy hondo y repetirme varias veces si tengo lo que hay que tener para hacerlo. Supongo que la maternidad o las hormonas o el distanciamiento han hecho que la cosa se enfríe.

 

En mi familia, los ingresos eran del estado, la mayoría de mis tíos eran funcionarios y los trabajos por cuenta ajena era otro mundo completamente extraño.

Así que pensaba que era lo normal, lo mejor y que debería ser así.

 

Cuando una noche nos planteamos coger el relevo del negocio, fueron muchos los miedos y las horas que se habló el tema, era firmar un matrimonio sin conocer a la otra persona y me aterraba, porque había oído que todo eran esfuerzos.

 

Aun así lo hicimos.

 

Reconozco que fue un antes y un después. En todo.

En la relación de pareja, en el tiempo libre, físicamente…como cualquier comienzo, intenso y enloquecedor.

Lo que más me desquiciaba era el tiempo, no tener hora de salida, estar esperando para huir de allí me quemaba.

Hasta que asumí que era parte de mi vida, algo demasiado importante para tenerle tanto odio, esto fue hace relativamente poco.

Y desde entonces las cosas han cambiado, siempre tengo algo de fuerza para invertirla allí, no me agobia volver tarde o tener que ir un sábado. Me siento satisfecha con las mejoras aunque sea en tiempos de borrasca.

 

Espero recordar todas las anécdotas de ahora dentro de muchos, muchos años.